El diario de la Señorita Kadbury

Desentrañar la humanidad.

Posted on: febrero 2, 2010

Un día caminaba por Dorrego y me di cuenta de que el egoísmo no es humano. Que ser solidario, ayudarse es casi un reflejo. Al menos en mí. Es un reflejo que vamos apagando por miedo, por noticieros, por ingratitud, por abismos sociales, (quizás más, pero es algo que todavía no logro descifrar).

Allí descubrí mi deseo en esta vida: recuperar la sensibilidad, la amabilidad, el amor al otro. Siempre pensé que desde cualquier trabajo podía hacerse, incluír el costado humano desde el ejemplo.

Pero hoy por hoy me doy cuenta de que no hay camino más directo que el de ser terapeuta. O a lo sumo, sacerdote, cura o rabina. Pero como no me alineo bajo ninguna religión (lo cual no significa que no tenga fe), no es ese mi lugar.

Escuchar hablar, hablar, observar, sentir al otro.

Psicología: allí voy. A mi ritmo, con mis tiempos, mis vueltas y mis indecisiones. Pero avanzo. De a poco dejo de dudar del punto de partida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Manifiesto

Entre dudas existenciales, crisis vocacionales, amigas, amigos, chongos, novios, potenciales, ex-novios, amor, sexo, música, exámenes y más dudas existenciales, les escribe la Srita. Kadbury. Esta fanática del chocolate y los tés especiales, cuenta un poco de lo que va percibiendo adentro y fuera de sí. Atenti...

Únete a otros 8 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: