El diario de la Señorita Kadbury

Amar, ¿para qué?

Posted on: julio 14, 2010

En estos días la pregunta no para de dar vueltas.

El ex que sufre porque su actual novia se va a estudiar afuera por 6 meses. Compañera de canto se separó porque su pareja estaba siendo muy egoísta y no podía darle nada. Amiga al borde de la crisis porque su chico tiene problemas para encaminar su vida. Madre que perdió la confianza en el padre al punto de hacerse un desorden hormonal importante, padre que acompaña a madre casi en todo.

Y yo, acá, preguntándome cuál es el sentido, qué esperar, qué necesito, qué quiero dar. Y este chico. Que cuando empezaba a odiarlo por haber desaparecido me mandó un  “¿cómo va? ¿Cómo fue el ensayo?”, muy dulce de su parte. Chateamos y quedamos en ir a un concierto hoy. Las dudas crecían: ¿será ir muy rápido? No lo quiero ilusionar porque no siento grandes cosas por él ¿Lo planteo o dejo fluir las cosas? Por suerte, hoy al mediodía me mandó un mensaje contándome que se había levantado con fiebre y que tenía que posponerlo, pidiendo disculpas sesenta veces. Le dije que todo bien y volvió a disculparse. ¿Exceso de interés o exceso de culpa?

A ver… no me enciende como El Lobo, de eso no hay duda. De todos modos me gustó hablar (y coger) con él. Y ahora, tengo una mini sensación de abstinencia. Le mandé un mensaje preguntándole cómo se sentía, me dijo que mejor y volvió a pedir disculpas por cancelarme el plan, le respondí que me alegraba que estuviera mejor y que me iba a dormir. No sé, es dulce.

Todos dicen que el primero después de una relación que te vuela la cabeza, difícilmente te produzca grandes cosas. Me lo han dicho cuando yo venía después de las ex que le volaron la cabeza al Lobo. Además, este chico nuevo tiene un pasado algo turbulento con las drogas y una ¿fama? de personalidad un poco inestable que me asustan.

Pero más allá de todo esto y volviendo a las preguntas iniciales: ¿qué necesito? ¿qué es amor? ¿Para qué amamos? ¿Qué esperamos?

En mi corta experiencia pude deducir una sola idea que con dificultad intento poner en práctica. La pareja no es la fuente de la felicidad: es alguien con quien compartir la propia felicidad, para sumar y potenciarlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Manifiesto

Entre dudas existenciales, crisis vocacionales, amigas, amigos, chongos, novios, potenciales, ex-novios, amor, sexo, música, exámenes y más dudas existenciales, les escribe la Srita. Kadbury. Esta fanática del chocolate y los tés especiales, cuenta un poco de lo que va percibiendo adentro y fuera de sí. Atenti...

Únete a otros 8 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: