El diario de la Señorita Kadbury

Archive for the ‘despedida’ Category

Estos días me siento un poco apagada. Siento que la vida me pasa por encima como un camión y yo intentando disfrutarla aunque sea un poquito, buscando maneras para aprender algo cada día, profundizar algo, mejorar algo del mundo que me rodea.

No sé si es el calor, la pancita que no se va (y menos si hace 2 semanas que no salgo a correr), los planes del verano y del año que son tan difusos…

No sé si son los sentimientos encontrados que me genera todo con mi madre en particular y ella junto a mi padre en general. No sé si es la necesidad de irme a vivir sola y los 60.000 miedos (y dificultades) que implica.

Anuncios

Estoy en crisis total.
La vuelta de mis padres me ahogó más de lo que pensaba. Mi madre es TAN insoportable.

Necesito irme a vivir sola, pero no sé cómo organizar mi vida ni si voy a poder mantenerme ni cómo planteárselos.

Además, no sé qué hacer en las vacaciones, ni con quién. Mi madre sufre por mí y dice “ay, no quiero que te quedes sin vacaciones”.

Por otro lado, este viernes canto. Estoy muy contenta, pero no sé qué ponerme.

Y siento que alejo a todos los hombres que se me acercan o los termino lastimando y eso también me hace sentir mal.
En fin, debería desactivar todos estos pensamientos y simplemente escribir los trabajos que tengo que entregar mañana en la facultad.

En estos últimos años reaprendí algunas cosas fundamentales sobre cómo quería vivir mi vida. Voy a intentar compartilas, quizás a algunos les resulten obvias o incluso erradas, pero cualquier comentario es bienvenido.

  • Sobre cómo usar mi tiempo.

Antes. Llegaba marzo y yo empezaba a enloquecer. Quería saber cómo iba a ser todo mi año: horarios, presupuesto, actividades extracurriculares. Quería saber todo, organizar todo en función de algún resultado final ya fuera laboral o personal. Quería saber qué futuro me estaba preparando. Cada decisión tenía que ser la correcta, no me permitía equivocarme. No podía desperdiciar tiempo (ni dejar huecos libres en la semana.

Ahora. Movida por mi instinto y necesidad del momento, me permito ir probando, cambiando. Algunas cosas hay que definirlas porque no queda otra, como la facultad; pero las demás las voy amoldando a cada circunstancia.

  • Sobre cómo elegir

Antes. Como dije en el punto anterior, las actividades se elegían mayormente en función de un resultado final. Todo debía tener un para qué, ser un camino a la perfección. Aquello que no condujera a una determinada perfección, no tenía sentido.

Ahora. Ayer probé una clase de entrenamiento corporal y exploración del cuerpo, dictado por una bailarina y coreógrafa muy reconocida de Buenos Aires. El grupo, de unas 40 personas, cuenta con muchísimos bailarines profesionales. Por suerte, la profesora abre el espacio a “gente común”, para que podamos conectar con nuestra materialidad, nuestra sensibilidad, en movimiento. La Señorita de antes hubiera decidido no ir: no quiere ser bailarina, no va a ser tan buena como los demás, ¿para qué?. Pero la Señorita hoy quiere abrir esos canales, quiere descubrir, dejarse llevar. Quiere disfrutar y aprender. Probablemente no sea “tan buena” como los demás, pero está dispuesta a entrar en ese camino de conocer las posibilidades de su cuerpo y está comprometida con la causa. Además, la va a ayudar a bajar unos kilitos y tonificar las zonas problemáticas (guiño guiño).

  • Sobre cómo vivir lo cotidiano.

Antes. Yo pensaba que uno estaba irremediablemente destinado a continuar los hábitos cotidianos de su familia. Desde la alimentación hasta el modo de caminar, pasando por la decoración de su casa, sus ejercicios, los sentires.

Ahora. Quiero vivir conectada conmigo misma. Quiero disfrutar de prepararme la cena, de lavar los platos. Sé que puedo elegir qué comer, ampliar mi paladar y apostar por la cocina saludable. Quiero mi propio espacio, mis tiempos, mis silencios.

  • Sobre mi misión en la vida

Antes. Yo creía, fruto de mis buenas notas en la secundaria, que había venido a esta vida para resaltar, para marcar una gran diferencia. Engreída yo, claro está. Creía que tenía que encontrarle un gran sentido, un objetivo específico para cambiar el mundo. (¡Qué omnipotente! ¡Cuánta exigencia me generaba!)

Ahora. Creo que bajé la exigencia: vine a esta vida a aprender varias lecciones, a disfrutar. Mi aporte será un granito de arena y con eso ya es bastante. Mi trabajo, mi tiempo, mi vida la dedico a una búsqueda personal que puede o no llegar a favorecer a los demás. De todos modos, creo que si uno está en paz consigo mismo, colabora a la paz general.

 

(Me hace feliz saber que) Continuará

Luego de decidir pasársela por alto, el nuevo chico me llamó y me pidió disculpas por la propuesta. Reconoció lo infantil que había sido, dijo que no quería que yo tuviera esa imagen de él.

Estuvo bien, volvía a sumar puntos hasta que…

-El 19/10 dirijo a la orquesta. Vas a venir.

– Uy, no! Es el cumple de Sebastián!

– ¿Quién es Sebastián? Faltaste al otro cumple el otro día por quedarte conmigo, podés faltar a este también.

Ahí empezó el reproche, el celaje… Hasta que descubrimos que 19/10 era martes y que dudosamente Sebi festejara ese día. De todos modos, me irritó MUCHISIMO la situación. ¿Cómo voy a dejar de ir al cumpleaños de mi mejor amigo por un chico al que conozco hace menos de 2 meses?

¿Cómo me vas a cuestionar e insistir? No somos ni novios. Ni siquiera tuvimos relaciones sexuales.

No es así como quiero ser querida.

Tengo dos confesiones para hacer.

Casi todos los domingos tengo el mismo antojo: fideos con sopa. Es decir, cada domingo me devoro un recipiente con más fideítos que sopa. De chica, mi mamá nos lo preparaba. No sé si era su fiaca de cocinar, el invierno o qué; pero terminé amando esa manera de terminar el fin de semana.

Estoy pensando un poco en el Lobo. Con la aparición del nuevo chico en este momento de mi vida, lo entiendo un poco más. ¿Volverá?

Si hay algo por lo que NO me caracterizo, es por saber armar jugadas a largo plazo. Siempre pierdo al jugar a las damas. Soy malísima anticipándome a los efectos dominó de mis acciones.

Así ocurrió esta noche.

Voy a un recital de un chico que me gustaba hace mucho tiempo. Como me anotó en la lista para entrar sin cargo,  supuse que quizás había alguna otra intención, luego de numerosas obviedades mías a lo largo de estos últimos años.

La amiga acompañante decidió no darle más de 25 minutos de changüí post-show para que viniera a saludar. Como eso no ocurrió, nos fuimos. Yo un poco cabizbaja, tratando de que no fuera aún el momento de regresar a casa.

Una amiga a la que había pasado a visitar horas antes me dijo que se le había llenado la casa, que si quisiera sumarme al montón que fuera.

A mi acompañante no le entusiasmó mucho el plan y así fue como en un santiamén quedé rodeada de gente de Río Gallegos, con sus anécdotas y regionalismos que me excluían.

Un solo chico me pareció más o menos lindo, pero no entendía si estaba con una de las chicas o no. Decido irme en taxi, como buena pequebú que soy, y en la puerta él dice que va para el mismo lado.

Al principio, él manejaba la charla y, como noté un mínimo interés, me rebalsé hablando y contando detalles. El muchacho se baja y cuando estoy llegando a casa decido preguntarle al taxista su opinión. “Yo soy turco, me va bien con las mujeres”, empezó, “y me parece que estaba todo bien pero quizás para otra cosa.” Mi no entender. “Claro, que quizás a él le daba para estar una noche y después ver qué onda. Estaba claro que vos estabas dispuesta” “Entregada, querrás decir” “Bueno, no quería ser tan obvio, pero sí. Igual está bien, si algo te gusta, tenés que decirlo.” “Pero garpa más el misterio, ¿no?” “Y, un poco. Desconcierta que te dejen sin saber.”

Si hubiese sido un poco menos bocona, probablemente el chico hubiese quedado más interesado. Ahora no sé qué chances tengo de que vuelva a aparecer. Creo que nulas. Por ansiosa.

En terapia los temas se van agotando. Después de una larga tempestad, con temas nuevos a cada semana y sesiones que no me alcanzaban, hoy por hoy empieza a aparecer el silencio.

A un año de recibirme. 2 y/o 3 proyectos musicales entre manos y formándome en esa área. Ideas de proyectos fotográficos. Un nuevo trabajito que me alegra y en el que me quiero quedar un tiempo. Diferenciándome cada vez más de mis padres. Con relaciones más sinceras, estrechas y de par a par con mis hermanos porteños. Ganas de irme a vivir sola. Sin necesidad de un hombre que me sostenga, pero con fe de que va a aparecer un muchacho que quiera y sepa acompañarme y dejar que lo acompañe. Más grande y más adulta.

Creo que en estos últimos años (y tiempos) crecí y cambié mucho. Y hay algo que se está asentando, armando en mí. Tomando una forma concreta y a la vez flexible. Más definida, quizás.

Se va acercando el fin de una etapa. Y se ve.


Manifiesto

Entre dudas existenciales, crisis vocacionales, amigas, amigos, chongos, novios, potenciales, ex-novios, amor, sexo, música, exámenes y más dudas existenciales, les escribe la Srita. Kadbury. Esta fanática del chocolate y los tés especiales, cuenta un poco de lo que va percibiendo adentro y fuera de sí. Atenti...

Únete a otros 8 seguidores

Anuncios