El diario de la Señorita Kadbury

Archive for the ‘falta de confianza’ Category

En esos 5 días con mis hermanos descubrí muchas cosas sobre mí y sobre mi familia o la gente en general.

Descubrí que con la llegada del bebé, la relación de mi hermana devenida madre conmigo y con mi otro hermano menguó. En cada conversación se notaba que ella estaba claramente desactualizada de nuestras vidas. “¿Quién es fulano?” “¿Cuándo te pasó eso?” Y pero siempre algo (generalmente, el bebé) interrumpía. Nunca se retomaba el hilo de la conversación y ni mi hermano ni yo pudimos contar mucho.

Además me di cuenta de que me agarra mucha inseguridad sobre mí misma cuando estoy con ellos. Por un lado, decidí que quiero dejar de estar rellenita pero sin torturarme. Y por otro, me llevó a pensar en qué quiero ser vocacionalmente, cómo quiero definirme dentro de esta sociedad (y en esta familia) y no tardé en recordar aquella semana “ideal” que había trazado una noche de insomnio. Conclusión: al día siguiente de llegar me anoté en el gimnasio, hice el trámite para pasarme a Psicología y empecé a ir de oyente a las clases que mi profesor de canto le da a otros alumnos. Estoy muy contenta. Siento que estoy eligiendo quién quiero ser y me estoy haciendo cargo. Me falta encontrarle la vuelta a lo económico para mientras tanto, pero el tiempo me ayudará.

Anuncios

Desde muy chica convivo con una sensación horrible: cada tanto me siento prisionera de mi propia vida.

Me desagrado en más de un aspecto, gran parte de lo que hago me resulta una jaula.

Lo que me fue liberando, poco a poco, fue el arte. Primero con unas clases de piano y música a cargo de un profesor divino, después con unas de canto con otra profesora… Convivían en mí dos partes: una que apostaba a ese crecimiento interior, a ocupar todo mi espacio; y otro que seguía en la jaula por temor. Eso frenó un poco tanta apertura.

En el 2010, el trabajo, la crisis familiar, la angustia personal me intoxicaron y me enjaularon aún más. Perdí esa liviandad que había ganado con esos años de música, yoga, liberación.

Quiero cantar más y más y empezar a dar clases, pero no me siento capacitada para hacerlo si yo misma desaprendí ese juego.

Entonces establezco una meta bastante abstracta para este 2011: no perder ese camino de liberación, buscar día a día deshacerme de las trabas propias y ajenas, vivir la vida tal como la quiero vivir.

 

Estos días me siento un poco apagada. Siento que la vida me pasa por encima como un camión y yo intentando disfrutarla aunque sea un poquito, buscando maneras para aprender algo cada día, profundizar algo, mejorar algo del mundo que me rodea.

No sé si es el calor, la pancita que no se va (y menos si hace 2 semanas que no salgo a correr), los planes del verano y del año que son tan difusos…

No sé si son los sentimientos encontrados que me genera todo con mi madre en particular y ella junto a mi padre en general. No sé si es la necesidad de irme a vivir sola y los 60.000 miedos (y dificultades) que implica.

Mañana viernes presento las canciones en sociedad, en un barcito muy pintoresco.

Todavía no terminé de pulir algunos detalles, los nervios me carcomen. No sé qué ponerme.

Pero estoy feliz.

Este año hice desastres. La angustia por todas las distintas situaciones me hicieron engordar. Encima, por todos los cambios de trabajos, los horarios raros y mi vagancia no tuve constancia con ninguna actividad física.

Hace 3 semanas que estoy yendo a correr, pero eso no alcanza. Necesito dieta e internarme en un gimnasio. No quiero ser perfecta: solo tener menos panza y piernas un poco más tonificadas y no tan redondas.

Creo que por eso me siento con el autoestima baja y le huyo a tener relaciones sexuales con distintas personas.

A ejercitar urgente e ir a la psicóloga, que por suerte volvió de viaje.

En estos últimos años reaprendí algunas cosas fundamentales sobre cómo quería vivir mi vida. Voy a intentar compartilas, quizás a algunos les resulten obvias o incluso erradas, pero cualquier comentario es bienvenido.

  • Sobre cómo usar mi tiempo.

Antes. Llegaba marzo y yo empezaba a enloquecer. Quería saber cómo iba a ser todo mi año: horarios, presupuesto, actividades extracurriculares. Quería saber todo, organizar todo en función de algún resultado final ya fuera laboral o personal. Quería saber qué futuro me estaba preparando. Cada decisión tenía que ser la correcta, no me permitía equivocarme. No podía desperdiciar tiempo (ni dejar huecos libres en la semana.

Ahora. Movida por mi instinto y necesidad del momento, me permito ir probando, cambiando. Algunas cosas hay que definirlas porque no queda otra, como la facultad; pero las demás las voy amoldando a cada circunstancia.

  • Sobre cómo elegir

Antes. Como dije en el punto anterior, las actividades se elegían mayormente en función de un resultado final. Todo debía tener un para qué, ser un camino a la perfección. Aquello que no condujera a una determinada perfección, no tenía sentido.

Ahora. Ayer probé una clase de entrenamiento corporal y exploración del cuerpo, dictado por una bailarina y coreógrafa muy reconocida de Buenos Aires. El grupo, de unas 40 personas, cuenta con muchísimos bailarines profesionales. Por suerte, la profesora abre el espacio a “gente común”, para que podamos conectar con nuestra materialidad, nuestra sensibilidad, en movimiento. La Señorita de antes hubiera decidido no ir: no quiere ser bailarina, no va a ser tan buena como los demás, ¿para qué?. Pero la Señorita hoy quiere abrir esos canales, quiere descubrir, dejarse llevar. Quiere disfrutar y aprender. Probablemente no sea “tan buena” como los demás, pero está dispuesta a entrar en ese camino de conocer las posibilidades de su cuerpo y está comprometida con la causa. Además, la va a ayudar a bajar unos kilitos y tonificar las zonas problemáticas (guiño guiño).

  • Sobre cómo vivir lo cotidiano.

Antes. Yo pensaba que uno estaba irremediablemente destinado a continuar los hábitos cotidianos de su familia. Desde la alimentación hasta el modo de caminar, pasando por la decoración de su casa, sus ejercicios, los sentires.

Ahora. Quiero vivir conectada conmigo misma. Quiero disfrutar de prepararme la cena, de lavar los platos. Sé que puedo elegir qué comer, ampliar mi paladar y apostar por la cocina saludable. Quiero mi propio espacio, mis tiempos, mis silencios.

  • Sobre mi misión en la vida

Antes. Yo creía, fruto de mis buenas notas en la secundaria, que había venido a esta vida para resaltar, para marcar una gran diferencia. Engreída yo, claro está. Creía que tenía que encontrarle un gran sentido, un objetivo específico para cambiar el mundo. (¡Qué omnipotente! ¡Cuánta exigencia me generaba!)

Ahora. Creo que bajé la exigencia: vine a esta vida a aprender varias lecciones, a disfrutar. Mi aporte será un granito de arena y con eso ya es bastante. Mi trabajo, mi tiempo, mi vida la dedico a una búsqueda personal que puede o no llegar a favorecer a los demás. De todos modos, creo que si uno está en paz consigo mismo, colabora a la paz general.

 

(Me hace feliz saber que) Continuará

Ayer se aclaró mi cabeza con respecto a mis eternas dudas vocacionales. Tanto estrujarse el cerebro por años resumido en solo dos opciones.

Opción A. Siempre lo intelectual me resultó fácil. Toda la escuela la hice sin ningún problema, hasta demasiado bien diría. La elección de una carrera se veía teñida de cierta obligación a “hacer algo significativo” con mi vida, con mi cerebrito (jeje). De a poco me fui despojando de esas presiones y me di cuenta de que tenía habilidad para todo lo que significara organizar, armar, producir. Incluso comunicar. En esa línea se inscribe la carrera universitaria que estoy haciendo y de lo que estoy trabajando. Incluye, también, la idea de producir cosas audiovisuales. Es algo con lo que probablemente podría vivir, pero no me produce ningún tipo de miedo al fracaso. Es decir, que ser exitosa en eso significaría una felicidad totalmente parcial y fragmentada; que el techo ya lo conozco y tampoco me produce demasiadas ilusiones.

Opción B. Hace unos 7 años, progresivamente, descubrí una semilla adentro mío. Regándola con amor y bastante miedo por no saber de dónde venía ni a dónde iba, creció de a poquito hasta convertirse en un brote. Ese brote mostraba sus primeros colores: emocionalidad, sinceridad, obstáculos, creatividad, conexión, hasta incluso espiritualidad. Seguía asustándome y atrayéndome, como la bola mágica de un adivino. Eso es la música en mi vida. Un desafío, un terreno virgen y desconocido, un camino de muchos obstáculos pero de muchas posibles satisfacciones.

Si muriese mañana, ¿por cuál lamentaría no haber apostado? La opción A es una herramienta, un ¿don? que debo saber que tengo para sobrevivir… pero mi vocación, mi llamado interno, mi deseo va por la segunda.


Manifiesto

Entre dudas existenciales, crisis vocacionales, amigas, amigos, chongos, novios, potenciales, ex-novios, amor, sexo, música, exámenes y más dudas existenciales, les escribe la Srita. Kadbury. Esta fanática del chocolate y los tés especiales, cuenta un poco de lo que va percibiendo adentro y fuera de sí. Atenti...

Únete a otros 8 seguidores

Anuncios