El diario de la Señorita Kadbury

Archive for the ‘identidad’ Category

Hoy, luego de dar una vuelta por los blogs de una revista femenina conocida de mi país, decido volver a escribirles por este medio. A veces uno siente que no tiene nada para decir y otras, uno no para de vomitar ideas, digresiones y pavadas… pero estoy cansada de no encontrar un relato interesante de la vida de alguna mujer. Tal vez me digan “alejate de los blogs y agarrate la autobiografía de Simone De Beauvoir” y en parte me parece un interesante consejo. No obstante, creo que hace falta que más mujeres interesantes y pensadoras actuales compartan sus opiniones y reflexiones sobre y con el mundo tal como lo vivimos. ¿no? ¿Alguien conoce algún blog o blogger así?

Soy bastante bruta en varias cuestiones (ej. temas de política nacional e internacional), mis conocimientos  intelectuales son fragmentadísimos… pero de algo estoy segura y hasta me pone orgullosa: estoy en busca.¿De qué? De una definición auténtica de mí misma como persona, ser, como mujer, mujer profesional, estudiante, hermana, amiga, madre -cuando me toque-. Una manera de vivir que sea coherente con mis creencias. ¡Incluso aún estoy buscando creencias!

Es un compromiso y un desafío decidir no tomar el camino “de la multitud”. Animarse a la incertidumbre y al juego. Desnudarse de todos esos mandatos que en algún momento creímos necesarios para ser parte de la sociedad, para ser queridos y aceptados.

En este camino, me he encontrado con aspectos propios que no me gustan. Y es difícil no criticárselo a otros, pero ese es el otro ejercicio al que me dispongo: respetar y aceptar los ritmos y modos del otro, sin que eso implique suponer que jamás voy a poner un límite o querer aconsejar a otro.

Si alguien me lee del otro lado, haya llegado por casualidad o buscando “Cómo deprimirse” , me gustaría leer qué los hace sentir orgullosos o satisfechos consigo mismos.

*Me asusta mucho el hecho de que  la gran mayoría de mis escasos visitantes entran tras haber tipeado esas dos palabras. Si alguien necesita desahogarse, les ofrezco mis ojos a modo de oídos y mis esbozos de consejos en palabras a modo de abrazo.

Etiquetas:

Donde estuve, donde estoy, donde quiero estar. ¿Dónde? La magnitud del universo…… pensar en la multidireccionalidad de mi cuerpo y mi ser.

Diciembre concluyó en Tigre, al día siguiente de conocer a una persona muy bella que mutó de posible amor a chongo a actual alumno de canto.

Enero fue caótico, cansador… y la novedad: mi profesor de canto me derivó a uno de sus alumnos (este vino primero que el que nombré más arriba).

Febrero se acomodó un poquito, pero hubo golpes fuertes: enfermedades, despedidas, desilusiones.

Marzo comenzó cabreado, desorientador. Ya casi a su cierre, viene con todo, hermoso a su manera. Cosas que se acomodan y que se entienden, palpan, viven… Como algo natural. Cosas a afrontar siempre hay y habrán, y la flexibilidad y energía para superarlas también se ejercitan. En eso estamos.

Les regalo esta cita, seleccionada por una bella persona que conocí en el nuevo trabajo. Es parte del libro “Atrapa tu sueño”, escrito por la pareja de loz Zapp, unos argentinos que decidieron recorrer América hasta Alaska con sus tres hijos. Pueden saber más aquí: http://www.argentinaalaska.com/

 

Cuando eramos niños todo lo podíamos pero no teníamos las fuerzas, y ahora que las tenemos pensamos que no podemos.
La vida deja de ser guiada por nuestro niño interno para ser guiada por un adulto modificado por el entorno,
donde ser ese adulto significa no hacer cosas de niños y ser responsable.
. Cuando en realidad la responsabilidad más grande es ser felíz .
Somos responsables de ser felices y si para eso tenemos que actuar como niños, bienvenido sea.
Un señor sentado casi en el fondo del omnibus se pone a cantar una melodía en quechua, y siento que si uno quiere cantar tiene que cantar como si nadie te escuchara,  bailar como quieras y como si nadie te estuviera mirando.
Si solo hacemos lo que para los demás es normal, terminaremos haciendo todos lo mismo, quedándonos en silencio, vistiéndonos igual – en un mundo sin risas ni cantos –
Si solo los que saben pueden hacer las cosas, nadie haría nada,
porque todos alguna vez tuvieron que aprender.
No te pierdas el momento, ríete mucho, si es una carcajada mejor, se un niño, sin medir tus risas, espontáneo, fresco.
No te ates al entorno, pierde tus prejuicios, ríe, baila, canta, actúa y sentirás lo bello que es ser niño otra vez. “

¡A concretar nuestros sueños!

Hoy rendí mi último parcial de la carrera. Solo me quedan 3 trabajos/monografías por entregar y termino. La sensación es rarísima. Estuve todo el fin de semana triste, sintiendo bronca conmigo misma por haber desestimado mi deseo hace ya algunos años. Ayer, entre lágrimas, me pedí perdón y me perdoné. Entendí que toma tiempo juntar coraje y que es una alegría haber entendido para dónde encarar mi búsqueda.

A modo de homenaje y agradecimiento, acá comparto un discurso magnífico (muy relacionado con lo de arriba) que dio Steve Jobs, creador de las computadoras MAC , y que a mí me sirvió mucho.

Cambiando de tema, este fin de semana veo al Lobo, supuestamente. Estoy tan tranquila con la decisión que me sorprendo a mí misma. Sí, sé que corro riesgos de engancharme de vuelta… pero también corro el riesgo de pasarla bien un rato.

Por ahora, solo me voy a acostar en la oscuridad a escuchar el último disco de bjork online desde este link –> http://www.npr.org/player/v2/mediaPlayer.html?action=1&t=1&islist=false&id=140926565&m=141048285

 

 

 

 

 

 

Convivir con los padres (y asumo que con gente en general) es, entre muchas otras cosas, como tener espectadores de la vida de uno. Y últimamente los míos han observado con asombro y casi asco el caos de ropa, objetos, papeles, libros y demases que tengo alrededor.

Se quejan un poco, aconsejan otro poco. Intentan transmitirme lo que a ellos les sirve para alcanzar la paz: “el orden afuera ordena adentro”, dicen. Yo les explico de mil y un maneras que estoy en un proceso, que no lo puedo apurar. No es que está todo igual, hay cositas que van cambiando día a día: hoy ordené mis partituras, ayer ordené (y tiré) agendas viejas. De a poco, tal como ocurre adentro. Un día descubro que puedo un poquito más acá, a la semana me doy cuenta de que me cuesta esto otro y así.

Yo entiendo su ansiedad (y las mías), pero estoy buscando mi propio ritmo interno y focalizando en lo que de verdad necesito. Así fue como decidí dejar pilates y buscar un lugar de yoga, cuyos horarios me dejen mañanas libres para estudiar o hacer otras cosas. También me llevó a replantearme si quiero seguir con clown o no, pues si bien aprendo conceptos interesantes sobre estar frente a otros que te miran, todavía no tuve mucha posibilidad de entrenarlo y disfrutarlo (y sumemosle que tener ocupados los sábados a la tarde tampoco es lo más divertido del mundo). Por otra parte, tuve una entrevista con una genia de la macrobiótica y pedí turno con hematólogos para intentar resolver de una vez por todas mi anemia y sentirme más y más plena. De a un apunte por vez, voy avanzando con la facultad, deseosa de terminar disfrutando al máximo los últimos momentos.

En fin, en eso andamos…

No me permitas dejarme convencer por mis miedos. No me permitas ceder a sus pedidos de inactividad.

No me permitas olvidar que todo intento es valioso. No quiero olvidar que aprender puede ser un gozoso desafío.

No me dejes caer junto a esas voces que dicen “no puedo” y que si algo llega a quitarme el sueño, que sea el deseo a mejorar y no la tortura por el error.

Dame la fuerza para vencer todas esas excusas y enseñame a fluír.

De a poco voy sintiendo que voy deshaciéndome de mis inhibiciones, de mis mecanismos de defensa e incluso de algunos miedos inútiles.

Voy liberando el terreno, esperando que aflore algo interno que quiera expresar. Lo que viene apareciendo no tiene formato de canción: tiene más formato de búsqueda que quiero compartir, difundir, ampliar… ¿Está mal?

Es como un deseo a ser docente, a colaborar con la felicidad de los demás. ¿Y si no vine a cantar si no a enseñar a cantar o música en general, y desde ahí a vivir más feliz y en contacto con uno mismo?

¿Me gusta cantar? ¿Por qué no me surge tan naturalmente cantar  (con el alma desnuda) ni componer?

No importa. A seguir pelando capas ajenas hasta encontrar lo más propio. Sea lo que sea.


Manifiesto

Entre dudas existenciales, crisis vocacionales, amigas, amigos, chongos, novios, potenciales, ex-novios, amor, sexo, música, exámenes y más dudas existenciales, les escribe la Srita. Kadbury. Esta fanática del chocolate y los tés especiales, cuenta un poco de lo que va percibiendo adentro y fuera de sí. Atenti...

Únete a otros 8 seguidores