El diario de la Señorita Kadbury

Archive for the ‘los ex’ Category

Para este año, tengo muy lindos deseos que espero concretar.

Al enfrentarme al rectángulo con el cursor que titila (versión 2013 del papel en blanco), me siento casi obligada conmigo misma a hacer un balance de dónde estoy. Es difícil empezar porque no sé cuán atrás remontarme: hace tiempo que no escribo.

A mediados de noviembre del 2012 perdí mi trabajo. Fue algo que me dio muchas satisfacciones a nivel personal, me sirvió de motivación y distracción en momentos muy difíciles y aprendí MUCHÍSIMO. Sin embargo, creo que se me abrió una oportunidad enorme al terminarse ese ciclo: con las ideas y el corazón más despejados, me entrego completamente a mi deseo. Quiero ser artista, aún no sé cómo se combinarán las disciplinas que me gustan, pero confío en que de algún modo lo harán.

Lo familiar sigue tambaleante, pero me siento lo suficientemente fuerte como para seguir adelante y focalizar en mi propia vida.

En el mundo de los amores, hace casi un mes y medio que estoy viéndome con un muchacho que siempre fue una cuenta pendiente. Esas historias de desfasajes en el tiempo… A veces me cuesta calmar la ansiedad y no preguntarme si será el abuelo de mis nietos, pero intento mantenerme en el presente… Y ME ENCANTA.

Por último, quiero compartir con ustedes este video inspirador para cambiar.

Anuncios

(Actor devenido músico), tengo miedo. Y no a tu hpv.

Tal vez ya te conté o tal vez no. El 2010 fue un año malísimo aunque buenísimo como quiebre para lo que vino después. Pero en el durante la pasé PESIMO.
Es difícil remontar todos los hilos que implican esta trama, pero intento resumirlos para no aburrirte y llegar al punto.
bla.
Fueron muchas cosas, mucha angustia de cosas que yo no podía controlar ni cambiar. De estar en el medio de situaciones de mierda.
Más una rotura de corazón  (a causa del Lobo) antes de que todo eso estallara.
Una rotura que me tiró abajo el autoestima, que me hizo tener bronca por tener solo 21 (por aquel entonces) años.
No sé cómo explicarte ni cuanto corresponde que te explique.
Pero fue todo de un nivel bastante raro.
Y quedé con fobia acrecentada por la situación familiar. Tenía tanto caos emocional  que no quería sumarle nada ni positivo ni negativo.
Y ahí fue que entré a la productora. Era insostenible vivir acá con lo que estaba pasando y necesitaba irme, aunque eso significara resignar muchas cosas.
Por suerte, con los meses y las charlas, las cosas se fueron acomodando.
Ahora ya no tengo esa presión por irme y de a poco mi cabeza fue virando el foco a lo que quiero hacer a nivel vocación (aunque me agarren mis dudas e inseguridades con cierta frecuencia).
Pero a nivel hombres, sos el primero real después de todo lo que pasó. Con real quiero decir el primero con el que hay posibilidades de que quiera seguir viéndote.
Después de nuestro primer encuentro, flashée un poco pero mi inseguridad me hizo creer que querías algo casual y ya.
Por suerte me volviste a invitar y por suerte me dejás en claro lo que te pasa.
A mí sin dudas me gusta mucho verte, besarte, cogerte, charlar con vos. Pero mi miedo es grande así que no me animo a decirlo/sentirlo tanto. Pero sí me animo a seguir viéndote, aprendiendo de vuelta a confiar en vos y en mí.
Es decir, lo que me da miedo es que no me importe correr el riesgo de contagiarme hpv si es por estar con vos.

Mientras me acostumbro a esta nueva realidad laboral, en que soy aún más free lance que antes, empiezo a disfrutar de ciertos resultados del trabajo hecho. Este fin de semana, coseché otro bombón gracias al trabajo (el anterior fue el del jueves santo, el actor devenido en músico).

Pero este otro bombón, cuyo nombre de pila es el mismo que el del anterior) me gusta en serio. Quiero conocerlo de verdad, ir al cine, presentarlo a la familia. Fueron solo unos besos en una fiesta a la que fui especialmente a buscarlo. Llegué, lo vi, lo saludé y me escabullí paralizada. Solo me pasa eso cuando alguien me gusta de verdad.

Los que tocaban en la parte de adelante de Niceto no me gustaron mucho (son todos amigos de este chico). Pero después me enteré de que tocaba una banda que me encanta en la parte de atrás y cuando me crucé al susodicho, le dije. Vino un ratito, pero la banda no arrancaba, fuimos hasta el vestidor a ver si podíamos dejar sus cosas con las mías pero no funcionó. En el camino de vuelta, se encontró con amigos y yo seguí hasta el final, sola. Empezó la banda y le mandé un mensaje de texto “te la estás perdiendo!”. Vino, escuchó, bailó, charló (descubro su timidez y leve inseguridad). Decido irme dado la hora, voy a buscar mis cosas, vuelvo a despedirle. PAF, me encaja un beso. Beso, beso, beso, me tengo que ir, veamosnos estos días. Llego a mi casa, mensajes para reafirmar mi deseo de verlo y correr su inseguridad. Bien recibidos.

Desde entonces espero que me invite a salir o el tiempo prudencial para invitarlo yo. Y mientras tanto, estoy viendo si acepto la propuesta del actordevenidoenmúsico: pasar este domingo de lluvia gris juntos…

Hace pocos días me enteré que el primer gran amante de mi vida, que ahora vive en EEUU,  estaba en Buenos Aires. Tal vez lo recuerden por lo que conté en su visita anterior.

Resulta que ahora está separado de su novia/esposa que le da la ciudadanía. Pero su proyecto es quedarse allá. Hace hincapié sutilmente en este detalle mientras devoramos un crumble alucinante de cebollas de Arevalito. Primer orgasmo de la noche.

Se me acalambró la mano (tal vez por tocar el piano largo rato) y él empezó a masajearla. Se fue acercando y nos terminamos besando. Nos fuimos a un telo y revivimos con total sinceridad y apertura aquella química de nuestros primeros años sexuales. Fue una conexión casi diría fraternal: dos amigos que descubrieron los placeres de la sexualidad juntos, que crecieron cada uno por su lado, que se quieren y se recuerdan. Lo acompañé a un partido de fútbol y lo preferí que fuera solo con los amigos a disfrutar su última noche en Buenos Aires. Siempre es bueno dejarlos con ganas de más…. y él vuelve a Buenos Aires en agosto.

Hace ya unos meses que me revolotea un chico por la cabeza. El día que lo conocí, hace como 4 años, me pareció atractivo. Si bien nos cruzamos alguna que otra vez en fiestas y después en la facultad (estudia cine en la misma sede que yo), nunca pasó nada.

Chateamos varias veces y desde hace unos meses que nos empezamos a ver. Un día fuimos a tomar un café y me pareció demasiado genial para mí. No hablamos por un tiempito. Después tomamos otro café y dije “este chico está mal de la cabeza, pero quiero que sea mi amigo y quizás mi socio para proyectos audiovisuales”. Después de eso, fuimos a andar en bici y hablando bajo el sol, me volvió a parecer atractivo. A los pocos días, me contó que había conocido una chica que le rompía la cabeza pero que no se quería enamorar porque se iba de viaje (pero no hablaba de mí). Desde ahí, dejó de interesarme un poco pero me seguía llamando para hacer unos cursos de meditación, para ir a andar en bici, etc.

Vino a verme cantar, me volvió a hablar de la chica en un momento, de su viaje. Pero tampoco me la nombra mucho ni quiere dar detalles. No entiendo.

Hoy vamos a ir al Festival de Jazz de la ciudad juntos (me anoté en el workshop de canto: ¡un verdadero placer! Ya contaré con detalles). Veremos qué pasa con este muchacho.

Nunca fui buena para pensar a dos puntas, pero parece que esta va a ser la primera vez.

Este fin de semana largo creo que voy a ver en principio a dos muchachos distintos.

1- Alec: amigo de un amigo, que conocí en un cumpleaños allí por Marzo, cuando solo tenía ojos para el Lobo. Le conté que estaba enganchada con alguien, pero que no rechazaba definitivamente su propuesta. Ese día se dio cuando, buscando un programador para la empresa donde trabajo, volví a hablar con él. No sólo consiguió el proyecto, si no también unos besos y quizás más.

2- Chico X de facebook: conocido de conocidos míos. Nunca lo vi en persona. Rubio, alto, blancucho, ojos celestes, flaquito. Toca el bajo (amor). Tiene 2 bandas (amor). Pero trabaja y creo que es ingeniero en algo (responsable, bien). Es un poco raro conocer gente así… en fin, los gajes del 2010. Perlita: su nombre de pila es el MISMO que el del-ex.

Y a correr… ¡hay que bajar la pancita! Aunque encontrarme con estos muchachos también puede contar como actividad física, guiño guiño.

También voy a ver mucho a Johnny Yamaha, mi piano. El 26 de Noviembre canto en un bar un montón de temas que armé con un guitarrista: 8 propios y 4 covers. ¡Se viene!

Me pasó a buscar ayer. Yo tenía la peor onda del mundo: si yo hubiese sido él, me hubiese pedido que baje del auto. Pero él la remó a todo momento. Hizo chistes, me llevó a un bar tranquilo, me dio su teoría de por qué estaba así. Muy bien de su parte.

Después, al segundo vaso de cerveza, me contó que había estado pensando y que había decidido que no quería tener más la charla del desequilibrio, el espacio, etc. Que él quería estar tranquilo e ir viendo, dejar de dar por hecho que íbamos a ser novios, que yo también le había dado mensajes contradictorios (tiene razón y se lo dije).

Más tarde, en su casa, él intentó pasar las cosas a otro plano. “Hoy estoy en un nivel muy alto de dificultad. ¿Estás seguro de que querés jugar?” Él asintió e intentó por todos los medios excitarme: me hizo mimos, me besó el cuello, me abrazó, me chupó las tetas. Hasta que decidí frenarlo: estaba cual nieve.

Tuvo la paciencia de un monje zen. Yo intenté explicarle que estaba confundida, que quizás haber hablado y aclarado todo hacía que yo sintiera un poco de miedo a abrirme.

Como suele pasarme, apenas sentí levantada la presión de coger, me dieron ganas. Pasó: él es un buen amante*, pero definitivamente yo no estaba de humor.

Se hizo la hora de volver a casa y no me molestó en absoluto (mala señal). Justo antes de dormirme en mi propia cama, aún sintiendo su olor en mi piel, lo decidí: necesito tiempo. Necesito aire.

——————————-

*Tiene un modo de coger muy parecido al Lobo. Estoy empezando a creer que los chicos que se llaman igual, cogen igual. Es la segunda vez que repito nombre y repite estilo. ¿Será así?


Manifiesto

Entre dudas existenciales, crisis vocacionales, amigas, amigos, chongos, novios, potenciales, ex-novios, amor, sexo, música, exámenes y más dudas existenciales, les escribe la Srita. Kadbury. Esta fanática del chocolate y los tés especiales, cuenta un poco de lo que va percibiendo adentro y fuera de sí. Atenti...

Únete a otros 8 seguidores