El diario de la Señorita Kadbury

Archive for the ‘meditación’ Category

Donde estuve, donde estoy, donde quiero estar. ¿Dónde? La magnitud del universo…… pensar en la multidireccionalidad de mi cuerpo y mi ser.

Diciembre concluyó en Tigre, al día siguiente de conocer a una persona muy bella que mutó de posible amor a chongo a actual alumno de canto.

Enero fue caótico, cansador… y la novedad: mi profesor de canto me derivó a uno de sus alumnos (este vino primero que el que nombré más arriba).

Febrero se acomodó un poquito, pero hubo golpes fuertes: enfermedades, despedidas, desilusiones.

Marzo comenzó cabreado, desorientador. Ya casi a su cierre, viene con todo, hermoso a su manera. Cosas que se acomodan y que se entienden, palpan, viven… Como algo natural. Cosas a afrontar siempre hay y habrán, y la flexibilidad y energía para superarlas también se ejercitan. En eso estamos.

Últimamente siento ganas de abrir mi corazón asustadizo. No lo logro todo el tiempo, pero de a poco voy descubriendo esas cositas que me ayudan y quiero compartirlas o al menos anotarlas por si en algún momento me olvido:

– Cocinar algo con tiempo y amor

– Escuchar un disco entero

– Ordenar y/o limpiar y que quede todo lindo

– Aprender una canción nueva que me emocione

– Recordar que el canto es un regalo al que escucha, salga como salga

– Caminar o andar en bici con o sin destino, pero a pura respiración profunda

– Invocar

– Mover el cuerpo

Obvio que no todo funciona siempre, pero hasta ahora alguna vez me sirvió.

Convivir con los padres (y asumo que con gente en general) es, entre muchas otras cosas, como tener espectadores de la vida de uno. Y últimamente los míos han observado con asombro y casi asco el caos de ropa, objetos, papeles, libros y demases que tengo alrededor.

Se quejan un poco, aconsejan otro poco. Intentan transmitirme lo que a ellos les sirve para alcanzar la paz: “el orden afuera ordena adentro”, dicen. Yo les explico de mil y un maneras que estoy en un proceso, que no lo puedo apurar. No es que está todo igual, hay cositas que van cambiando día a día: hoy ordené mis partituras, ayer ordené (y tiré) agendas viejas. De a poco, tal como ocurre adentro. Un día descubro que puedo un poquito más acá, a la semana me doy cuenta de que me cuesta esto otro y así.

Yo entiendo su ansiedad (y las mías), pero estoy buscando mi propio ritmo interno y focalizando en lo que de verdad necesito. Así fue como decidí dejar pilates y buscar un lugar de yoga, cuyos horarios me dejen mañanas libres para estudiar o hacer otras cosas. También me llevó a replantearme si quiero seguir con clown o no, pues si bien aprendo conceptos interesantes sobre estar frente a otros que te miran, todavía no tuve mucha posibilidad de entrenarlo y disfrutarlo (y sumemosle que tener ocupados los sábados a la tarde tampoco es lo más divertido del mundo). Por otra parte, tuve una entrevista con una genia de la macrobiótica y pedí turno con hematólogos para intentar resolver de una vez por todas mi anemia y sentirme más y más plena. De a un apunte por vez, voy avanzando con la facultad, deseosa de terminar disfrutando al máximo los últimos momentos.

En fin, en eso andamos…

No me permitas dejarme convencer por mis miedos. No me permitas ceder a sus pedidos de inactividad.

No me permitas olvidar que todo intento es valioso. No quiero olvidar que aprender puede ser un gozoso desafío.

No me dejes caer junto a esas voces que dicen “no puedo” y que si algo llega a quitarme el sueño, que sea el deseo a mejorar y no la tortura por el error.

Dame la fuerza para vencer todas esas excusas y enseñame a fluír.

De a poco voy sintiendo que voy deshaciéndome de mis inhibiciones, de mis mecanismos de defensa e incluso de algunos miedos inútiles.

Voy liberando el terreno, esperando que aflore algo interno que quiera expresar. Lo que viene apareciendo no tiene formato de canción: tiene más formato de búsqueda que quiero compartir, difundir, ampliar… ¿Está mal?

Es como un deseo a ser docente, a colaborar con la felicidad de los demás. ¿Y si no vine a cantar si no a enseñar a cantar o música en general, y desde ahí a vivir más feliz y en contacto con uno mismo?

¿Me gusta cantar? ¿Por qué no me surge tan naturalmente cantar  (con el alma desnuda) ni componer?

No importa. A seguir pelando capas ajenas hasta encontrar lo más propio. Sea lo que sea.

A veces creo que las personas aparecen por un motivo en la vida de una. Aparecen en el momento (menos) indicado. Te incomodan, te muestran con brusquedad o sutileza algo que uno intenta no ver.

Y así ocurre con el muchacho que conocí el sábado en la calle, a la salida de un recital. Tres chicas por un lado y dos chicos por otro emprenden caminata para el mismo lado y terminan hablando una hora en una esquina (sí, con mucho frío!!). Rubros similares de trabajo generan intercambio de tarjetas en los primeros 15 minutos.

Lunes a la mañana, facebook. Lunes a la tarde, mensajitos de texto. Miércoles concretamos cita. Lo paso a buscar y vamos a cenar. Él advertido de mis humores tremendos por toda esta situación de cambio y de muchísimas dudas.

Pero ya en el postre lo vi claramente: este muchacho aparecía para enseñarme algo. A darme el último empujoncito en este cambio que quiero hacer.

Chau, Julio. Te suelto con tantos libros y apuntes que mandé a volar.

Te dejo ir, acompañado por el dolor del desencuentro.

Te dejo ir, quedándome con todas esas certezas que pude encontrar.

Ciclos que se cierran y otros que se abren. Apenas meses para terminar la carrera, sabiendo que la verdadera formación aún busca, hambrienta y alegre, fresca. Los preconceptos y cuentitos ya no me importan, e intento elegir desde la libertad más profunda. Ser lo más yo posible.

Soy feliz. Y agradezco a estas pequeñas llavecitas que se fueron abriendo para enseñarme a percibir. Y agradezco estar aprendiendo a quererme, a confiar en el más allá, estar preguntándome cómo puedo aportar… y agradezco no perder las ganas de vivir nunca.

El finde, en medio de la paz de Tigre, estuve tratando de explicarle a mis amigas qué significaba hacer daimoku o invocar en el Budismo de Nichiren.

Lo cierto es que a nivel teórico, lo mío era escaso. Sabía que, a diferencia de otros budismos, este budismo cree que todos pueden alcanzar la budeidad en lo cotidiano. Es decir, no hace falta aislarse en un templo en la montaña para alcanzar un estado superior. La budeidad, en esta línea, es un estado: pueden pasarnos cosas que nos saquen de ese estado (por ejemplo, se pinchó la rueda del auto), pero lo importante es una vez pasado el enojo o el estrés, poder volver a ese estado de alegría y vitalidad.

Otra cosa que sabía es que lo que se repite (NAM MYOJO RENGUE KYO) tiene que ver con la Ley mística. ¿Qué será esto? Por lo que yo entiendo, tiene que ver con que el Universo (dios, o como lo quieras llamar) tiene maneras de funcionar que nosotros desconocemos, que somos causa y efecto a la vez, que somos UNO con el entorno. Por lo tanto, si uno cambia, cambia su entorno. Si cambia su entorno, cambia su realidad y cambia parte del universo.

Por eso, más allá de que no tenga mucha idea de qué quiere decir nam myojo rengue kyo, lo que yo intentaba explicarles a mis amigas es que una vez por semana me siento una hora entera a pronunciar esas sílabas en voz alta, en grupo, frente a un papel que solo tiene valor simbólico. Durante ese tiempo mi cabeza pasea por miles de cosas, de las que siempre intento identificar qué necesito mejorar, crecer, creer. Y lo pido. Pido cosas para mí, pido cosas para mis seres queridos. Pido cosas pequeñas, incluso materiales. Porque este budismo cree que vinimos a esta vida a ser felices.Y la clave de la felicidad está en saber qué se desea y trabajar por ello.

Más allá de la religión que sigan, les propongo, escasos lectores, que por un ratito, mientras viajan en colectivo o mientras se cepillan los dientes, piensen en qué necesitan hoy, por qué invocarían hoy. Siéntanlo con convicción. Ojalá se lleven una sorpresa. Yo me estoy llevando varias, pero ese es otro capítulo.

Hace unas semanas intenté volver a escribir. Había muchas aristas distintas por las que empezar, todas ellas teñidas de gris.

Hoy siguen sin brillar, pero de a poco las voy puliendo y estoy contenta, positiva o algo así.

Las decisiones van tomando forma, las cosas se van acomodando… a veces es cuestión de tener paciencia y confiar en que el deseo nos guiará con sabiduría.

Y ahora, en items y categorías, el status de mi vida:

  • Decisión 1: mi centro es la música. Este año me recibo de Licenciada en Crítica de Artes sonoras, pero mi foco está en hacer y hacer música. Más allá de las bandas y proyectos, individualmente estoy segura de que va por ahí.
  • Decisión 2: así como trabajar fue una fuente de salud mental en un momento crucial de mi vida, en ESTE momento significa irme del eje. Dado que mis santos padres tienen la suerte de poder bancarme (y yo tengo la suerte de tenerlos a ellos como padres), decidí postergar la total independencia en pos de profundizar mi formación.
  • (in)Decisión 3: Dudo que mi formación vaya para el lado de la Psicología. Hoy siento que va para el lado de la docencia en la música.
  • Decisión 4: estoy a dieta hace una semana y media. No es una dieta muy estricta: es muy balanceada y me ayuda a organizarme. Hace casi un mes que retomé pilates y me estoy dejando el pelo largo. Quiero estar contenta con mi imagen y eso también se plasma en que estoy buscando un estilo más personal y adecuado de vestir. ¡Hasta los muebles adapté a mi nuevo ser! Se vienen las fotos.
  • Decisión 5: después de muchos histeriqueos con el compañero de trabajo (hoy, incluso, me invitó al cine: dijo que me llamaba al salir de la facultad y nunca lo hizo) me cansé. Si en algún momento se da, se da… mientras, soledad.
  • Decisión 6: invocar o hacer el daimoku me está haciendo super bien. Una vez por semana voy a lo de mi profesor de canto a invocar en grupo. Me gustaría sumarle una invocación más.
  • Decisión 7: hago más por placer y menos por compromiso.

Ayer tras dos intentos fallidos, le mandé un mensaje al uruguayo diciéndole que cruzaba el charco. Nunca me lo respondió.

Hoy fui a trabajar, medio a regañadientes, pero al final del día pasó algo. No quiero titularlo ni encasillarlo en nada porque en realidad solo fue una linda conversación a la tarde.

Ya sé que puede parecer como “Ay, esta chica no para de buscarse chongos… que se calme porque si no, no van a aparecer” y que puede parecer que flasheo por todos lados y con cualquier persona con pito que me hable (y sin pito también).

Lo cierto es que hoy yo me quedaba hasta tarde a cerrar y él se sentó. Le ofrecí unas medialunas que había traído el chico que daba el taller en nuestra oficina (y por el que me tenía que quedar). Y empezamos a compartimos historias, filosofías (muy similares), videos, hasta le mostré unos ensayos grabados con mi guitarrista. Y cuando mencionó la palabra “virilidad” al decir que para él no pasaba por la competencia con otros hombres, me corrió un escalofrío.

Cuando nos despedimos en el colectivo, luego de un silencio suyo y una confesión un poco ridícula mía con respecto a nuestro trabajo, también sentí algo.

Uf… Creo que me va a hacer bien irme mañana, para dejar esto fluir y que no me queme la ansiedad.


Manifiesto

Entre dudas existenciales, crisis vocacionales, amigas, amigos, chongos, novios, potenciales, ex-novios, amor, sexo, música, exámenes y más dudas existenciales, les escribe la Srita. Kadbury. Esta fanática del chocolate y los tés especiales, cuenta un poco de lo que va percibiendo adentro y fuera de sí. Atenti...

Únete a 8 seguidores más