El diario de la Señorita Kadbury

Archive for the ‘meditación’ Category

El finde, en medio de la paz de Tigre, estuve tratando de explicarle a mis amigas qué significaba hacer daimoku o invocar en el Budismo de Nichiren.

Lo cierto es que a nivel teórico, lo mío era escaso. Sabía que, a diferencia de otros budismos, este budismo cree que todos pueden alcanzar la budeidad en lo cotidiano. Es decir, no hace falta aislarse en un templo en la montaña para alcanzar un estado superior. La budeidad, en esta línea, es un estado: pueden pasarnos cosas que nos saquen de ese estado (por ejemplo, se pinchó la rueda del auto), pero lo importante es una vez pasado el enojo o el estrés, poder volver a ese estado de alegría y vitalidad.

Otra cosa que sabía es que lo que se repite (NAM MYOJO RENGUE KYO) tiene que ver con la Ley mística. ¿Qué será esto? Por lo que yo entiendo, tiene que ver con que el Universo (dios, o como lo quieras llamar) tiene maneras de funcionar que nosotros desconocemos, que somos causa y efecto a la vez, que somos UNO con el entorno. Por lo tanto, si uno cambia, cambia su entorno. Si cambia su entorno, cambia su realidad y cambia parte del universo.

Por eso, más allá de que no tenga mucha idea de qué quiere decir nam myojo rengue kyo, lo que yo intentaba explicarles a mis amigas es que una vez por semana me siento una hora entera a pronunciar esas sílabas en voz alta, en grupo, frente a un papel que solo tiene valor simbólico. Durante ese tiempo mi cabeza pasea por miles de cosas, de las que siempre intento identificar qué necesito mejorar, crecer, creer. Y lo pido. Pido cosas para mí, pido cosas para mis seres queridos. Pido cosas pequeñas, incluso materiales. Porque este budismo cree que vinimos a esta vida a ser felices.Y la clave de la felicidad está en saber qué se desea y trabajar por ello.

Más allá de la religión que sigan, les propongo, escasos lectores, que por un ratito, mientras viajan en colectivo o mientras se cepillan los dientes, piensen en qué necesitan hoy, por qué invocarían hoy. Siéntanlo con convicción. Ojalá se lleven una sorpresa. Yo me estoy llevando varias, pero ese es otro capítulo.

Anuncios

Hace unas semanas intenté volver a escribir. Había muchas aristas distintas por las que empezar, todas ellas teñidas de gris.

Hoy siguen sin brillar, pero de a poco las voy puliendo y estoy contenta, positiva o algo así.

Las decisiones van tomando forma, las cosas se van acomodando… a veces es cuestión de tener paciencia y confiar en que el deseo nos guiará con sabiduría.

Y ahora, en items y categorías, el status de mi vida:

  • Decisión 1: mi centro es la música. Este año me recibo de Licenciada en Crítica de Artes sonoras, pero mi foco está en hacer y hacer música. Más allá de las bandas y proyectos, individualmente estoy segura de que va por ahí.
  • Decisión 2: así como trabajar fue una fuente de salud mental en un momento crucial de mi vida, en ESTE momento significa irme del eje. Dado que mis santos padres tienen la suerte de poder bancarme (y yo tengo la suerte de tenerlos a ellos como padres), decidí postergar la total independencia en pos de profundizar mi formación.
  • (in)Decisión 3: Dudo que mi formación vaya para el lado de la Psicología. Hoy siento que va para el lado de la docencia en la música.
  • Decisión 4: estoy a dieta hace una semana y media. No es una dieta muy estricta: es muy balanceada y me ayuda a organizarme. Hace casi un mes que retomé pilates y me estoy dejando el pelo largo. Quiero estar contenta con mi imagen y eso también se plasma en que estoy buscando un estilo más personal y adecuado de vestir. ¡Hasta los muebles adapté a mi nuevo ser! Se vienen las fotos.
  • Decisión 5: después de muchos histeriqueos con el compañero de trabajo (hoy, incluso, me invitó al cine: dijo que me llamaba al salir de la facultad y nunca lo hizo) me cansé. Si en algún momento se da, se da… mientras, soledad.
  • Decisión 6: invocar o hacer el daimoku me está haciendo super bien. Una vez por semana voy a lo de mi profesor de canto a invocar en grupo. Me gustaría sumarle una invocación más.
  • Decisión 7: hago más por placer y menos por compromiso.

Ayer tras dos intentos fallidos, le mandé un mensaje al uruguayo diciéndole que cruzaba el charco. Nunca me lo respondió.

Hoy fui a trabajar, medio a regañadientes, pero al final del día pasó algo. No quiero titularlo ni encasillarlo en nada porque en realidad solo fue una linda conversación a la tarde.

Ya sé que puede parecer como “Ay, esta chica no para de buscarse chongos… que se calme porque si no, no van a aparecer” y que puede parecer que flasheo por todos lados y con cualquier persona con pito que me hable (y sin pito también).

Lo cierto es que hoy yo me quedaba hasta tarde a cerrar y él se sentó. Le ofrecí unas medialunas que había traído el chico que daba el taller en nuestra oficina (y por el que me tenía que quedar). Y empezamos a compartimos historias, filosofías (muy similares), videos, hasta le mostré unos ensayos grabados con mi guitarrista. Y cuando mencionó la palabra “virilidad” al decir que para él no pasaba por la competencia con otros hombres, me corrió un escalofrío.

Cuando nos despedimos en el colectivo, luego de un silencio suyo y una confesión un poco ridícula mía con respecto a nuestro trabajo, también sentí algo.

Uf… Creo que me va a hacer bien irme mañana, para dejar esto fluir y que no me queme la ansiedad.

Desde muy chica convivo con una sensación horrible: cada tanto me siento prisionera de mi propia vida.

Me desagrado en más de un aspecto, gran parte de lo que hago me resulta una jaula.

Lo que me fue liberando, poco a poco, fue el arte. Primero con unas clases de piano y música a cargo de un profesor divino, después con unas de canto con otra profesora… Convivían en mí dos partes: una que apostaba a ese crecimiento interior, a ocupar todo mi espacio; y otro que seguía en la jaula por temor. Eso frenó un poco tanta apertura.

En el 2010, el trabajo, la crisis familiar, la angustia personal me intoxicaron y me enjaularon aún más. Perdí esa liviandad que había ganado con esos años de música, yoga, liberación.

Quiero cantar más y más y empezar a dar clases, pero no me siento capacitada para hacerlo si yo misma desaprendí ese juego.

Entonces establezco una meta bastante abstracta para este 2011: no perder ese camino de liberación, buscar día a día deshacerme de las trabas propias y ajenas, vivir la vida tal como la quiero vivir.

 

Hoy me compré mi agenda 2011. Se ve semana completa, tamaño anotador mediano, con frases semanales.

Hoy compré, con amigas, un billete de lotería del gordo de navidad.

Tomo ambos actos (consumistas, por cierto) como pruebas fehacientes de mis ganas de vivir, de mis ganas de soñar y de seguir.

Por más de que no sepa hacia dónde ni cómo, sé que voy hacia adelante.

Hacía bastante tiempo que no despertaba un domingo con una noche de sexo para contar.

El hippie con el que estuve en mi oficina el día de la fiesta me invitó a ver su obra de teatro. Llegaba tarde entonces decidí pasarlo a buscar cuando terminaba.

Empezamos a caminar y hablar de la vida. Chico de San Isidro que no se conforma con los modelos establecidos, que quiere juntar herramientas para viajar por el mundo y poder vivir en cualquier lado. Ya lo hizo con los malabares por parte de América del Sur. CUERPAZO. Dulce a más no poder, gracioso, personaje.

Mis viejos hicieron una escapada este finde, así que lo invité a casa, tomamos una cerveza mega hiper abrigados en la terraza hasta que se largó a llover. Lo mostré unos temas míos en el piano (con muchísima torpeza de mi parte) y empezamos a besarnos. Fuimos a mi cuarto, empezó a desvestirme y besarme y terminamos lo que habíamos empezado en la fiesta. Dormimos abrazados.

Hoy pienso en anoche y me veo un poco fría, pero sincera. Muy tranquila, sin tratar de agradar. Escuchando todo lo que él decía, compartiendo gran parte de sus inquietudes. Fue una postura atípica, pero muy relajada.

¿Será que me durmieron el corazón? ¿Será que mis sensaciones por el otro chico aniquilan cualquier nueva posibilidad? ¿Será que estoy creciendo?

El martes a la mañana casi me atropella un colectivo. Fue horrible. Fue culpa del chofer de mi colectivo, mía y del de otro colectivo.

Me abrió a un carril de distancia del cordón, yo bajé confiando en que no venía nadie, venía otro colectivo a mil, me tocó y me hizo girar, quedé entre medio de ambos colectivos.

 

Todavía no sé cómo fue ni exactamente qué es lo que me están intentando decir. Creo que necesito enraizar más.


Manifiesto

Entre dudas existenciales, crisis vocacionales, amigas, amigos, chongos, novios, potenciales, ex-novios, amor, sexo, música, exámenes y más dudas existenciales, les escribe la Srita. Kadbury. Esta fanática del chocolate y los tés especiales, cuenta un poco de lo que va percibiendo adentro y fuera de sí. Atenti...

Únete a otros 8 seguidores

Anuncios